Los perros de las bodegas de vino ya son Patrimonio Cultural Inmaterial