Belier, el conejo de orejas caídas