La “musaraña elefante” que se creía extinguida