SI LE HABLAS A TU PERRO COMO A UN BEBÉ, LO ESTAS HACIENDO BIEN